Disfruta Milán con estos 10 consejos para exprimir tus vacaciones al máximo

Disfruta Milán con estos 10 consejos para exprimir tus vacaciones al máximo

Vale, sí, lo confieso… sé dónde ir de compras, pero no sabía cuántos aeropuertos tiene Milán. ¿Sabías que son tres? Pues bien, dependiendo de en cuál llegue tu avión tendrás más o menos tiempo para ir de tiendas en la que es conocida como “la ciudad de las compras”. Claro, yo aterricé al Aeropuerto Internacional Enrico Forlani, los otros dos -el de Bergamo y el de Malpensa- quedaban demasiado lejos de mi objetivo. Sí, no podía esperar 30-40 kilómetros para disfrutar de las “tiendacas” -como diría Itziar- que me esperaban en la ciudad. Si quieres saber cómo se disfruta Milán por todo lo alto, yo de ti seguiría leyendo…

1. Plaza del Duomo

No voy sola así que hay que claudicar y visitar la catedral –una de las catedrales más grandes del mundo– el Duomo de Milán. De estilo gótico es uno de los atractivos turísticos de la ciudad, como también lo es la gran plaza que la preside. Enorme, llena de turistas -como nosotros- y de palos selfies -como el nuestro-.

Si tus acompañantes también te obligan a la “visita cultural” no dudes en hacerles subir a la terraza del Duomo… ¡verás qué vistas!

Una última recomendación: hazte con una moto de alquiler si eres de los que odia la masificación de personas, que normalmente surge en el transporte público a primeras horas de la mañana.

2. Galleria Vittorio Emanuele

Es el centro comercial de Milán, el Corte Inglés de la ciudad, el paraíso del shopping, el palacio del glamour, uno de los mejores sitios para ir de compras, con una bonita arquitectura, infinidad de tiendas de lujo, las grandes marcas italianas… y un buen café italiano.

No hay nada como esos parones cuando vas de compras, para relajar los pies, comer un buen risotto en el Café Biffi y, para recargar las pilas, un café italiano. De esos intensos, cortos, breves y con todo el sabor.

3. Piaza della Scala

La Galleria Vittorio Emanuele separa dos grandes plazas, la del Duomo y la Della Scala, donde dicen que no tiene precio disfrutar de una noche en la ópera en el Teatro alla Scala, una de las óperas más famosas del mundo. Así que antes de decidir visitar la ciudad, consulta los espectáculos en Milán y hazte con una entrada (si tu bolsillo te lo permite, claro).

*Apunte cultural (a mí me lo han contado, no te creas que lo sé por magia divina, ¿eh?). En el centro de la Piazza della Scala hay una escultura. Pues bien, es un homenaje a Leonardo da Vinci del escultor Pietro Magni.

4. Castillo Sforzesco

Es uno de los principales monumentos históricos de la ciudad y cuando me di cuenta de lo que albergaba pensé… ¡anda qué listos los italianos! Me pareció muy inteligente el hecho de concentrar todos los museos en un solo espacio.

Así no hace falta recorrerte toda la ciudad para ver el Museo Egipcio, el Museo de la Prehistoria y la Protohistoria, el Museo de Artes Decorativas, el Museo de Instrumentos Musicales…  Sí, todos están allí así que si decides ir no dudes ni un solo momento en contratar las visitas guiadas por los que más de apetezcan. Un guía te lo mostrará bien y tú, claro, ahorrarás tiempo para seguir con las compras.

5. Brera

¿Sabéis esa tranquilidad interna que experimentas cuando estás en tu zona de confort? Pues eso es lo que me ocurrió cuando, después de tanta escultura, piedra y museo, nos fuimos al barrio de Brera en Milán. Es la zona chic de la ciudad, un vecindario con muchas tiendas de estilo bohemio, restaurantes al aire libre… y yo allí estaba como pez en el agua ☺

Eso sí, si por casualidad vas acompañado por amantes del arte ansiosos por experimentar una vez más un ataque de síndrome de Stendhal, pasa por la Pinacoteca de Brera para que puedan contemplar una de las mayores colecciones de pintura italiana. Y tú, mientras, de paseo.

6. Los Navigli

Así se llama el barrio de los canales de Milán, los que muchos años atrás habían servido para la mensajería, ahora se convierten en un escenario romántico con cena en barco incluida.

Pero el barco restaurante no es la única opción para encontrar restaurantes románticos. En Los Navigli cada rincón es especial para degustar comidas típicas de la zona norte en la mejor compañía.

7. Arco della pace

Parece ser que Napoleón Emperador era fan de los arcos de triunfo y juntamente con el Ayuntamiento de Milán impulsaron el Arco della Pace. Se encuentra en la misma plaza della Pace, mide 25 metros de altura y es uno de los monumentos importantes de la ciudad.

8. Jardines Públicos

No te líes, se llama así. Ya, parece algo genérico, ¿verdad? Pues no, Jardines Públicos es el segundo parque más grande de Milán, por detrás del Parque Sempione.

Respira aire fresco después de tanta tienda y museo y disfruta de cada rincón verde… ¿en serio te sigues preguntando qué hacer en Milán?

9. El cuadrilátero de la moda

Es como la Quinta Avenida de Nueva York o los Campos Elíseos de París. La Vía Monte Napoleone es la calle del vicio, del lujo, de los tejidos, los acabados, los complementos… en resumen, si las galerías Vittorio Emanuele son el centro comercial de referencia, el Monte Napoleone es la calle de las firmas de moda. Las mejores marcas del mundo están aquí y si no están es que no existen. ¿No te entran como unas ganas salvajes de quemar tu VISA?

10. Corso Como

Y rematamos nuestra escapada dando un paseo por una de las zonas con más estilo vanguardista de la ciudad. La gente “fashion” pasea por aquí y nosotros, con nuestros nuevos modelitos, no podíamos ser menos.

Un poquito de postureo milanés: a comer panettone (uno de los mejores pasteles del mundo), gelato italiano y pasear por sus galerías de arte. Ya basta, volvemos. Con un par de maletas más y una VISA menos. Así somos… ¡felices!

Y así es como “la menda” o sea, yo disfruta Milán. Espero que mi guía de turismo milanés te haya servido de algo, al menos para saber a qué zonas no debes ir si no quieres quedarte sin crédito en la tarjeta.

Por cierto, si has aprovechado el viaje mejor que yo y has aprendido cómo hacer panettone, escribeme y dame la receta. Prometo hacerla en otro post.

SOBRE MI

Valery Shima

Desde Bielorusia hasta Barcelona. Vivo en la ciudad desde hace tres años y creo que ya he dejado de ver sus calles como una “guiri” y ya empiezo a verlas como una barcelonesa más. Me gusta merendar en sitios bonitos, la decoración y la arquitectura. ¿Qué es lo que nunca falta en mi maleta? Una libreta y una caja de colores.

1 Comentario

  1. Laura bergada

    Carla hi he fet una bona ullada, marxem a Milan el divendres.
    Petonet

    Responder

DÉJAME TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar